Inteligencias múltiples

El doctor Howard Gardner, director del Proyecto Zero y profesor de psicología y ciencias de la educación en la Universidad de Harvard, ha propuesto desde 1993 su teoría de las Inteligencias Múltiples. A través de esta teoría el Dr Gardner llegó a la conclusión de que la inteligencia no es algo innato y fijo que domina todas las destrezas y habilidades de resolución de problemas que posee el ser humano, ha establecido que la inteligencia está localizada en diferentes áreas del cerebro, interconectadas entre sí y que pueden también trabajar en forma individual, teniendo la propiedad de desarrollarse ampliamente si encuentran un ambiente que ofrezca las condiciones necesarias para ello.

 

Por primera vez, en 1993, Gardner señaló que existen siete inteligencias. Estas son: la lingüística-verbal, la lógica-matemática, la física-cinestésica, la espacial, la musical, la interpersonal y la intrapersonal. Luego basándose en los estudios más recientes establece que hay más inteligencias: la naturalista, la espiritualista, la existencial, la digital y otras.

Los educadores que realizan proyectos educativos con las Siete Inteligencias Múltiples han incorporado la inteligencia naturalista como la octava de ellas.

 

Veamos cada una de ellas:

 • La inteligencia lingüística-verbal: es la capacidad de emplear de manera eficaz las palabras, manipulando la estructura o sintaxis del lenguaje, la fonética, la semántica, y sus dimensiones prácticas.

 Está en los niños a los que les encanta redactar historias, leer, jugar con rimas, trabalenguas y en los que aprenden con facilidad otros idiomas.

 • La inteligencia física-cinestésica: es la habilidad para usar el propio cuerpo para expresar ideas y sentimientos, y sus particularidades de coordinación, equilibrio, destreza, fuerza, flexibilidad y velocidad, así como propioceptivas y táctiles.

 Se la aprecia en los niños que se destacan en actividades deportivas, danza, expresión corporal y/o en trabajos de construcciones utilizando diversos materiales concretos. También en aquellos que son hábiles en la ejecución de instrumentos.

• La inteligencia lógica-matemática: es la capacidad de manejar números, relaciones y patrones lógicos de manera eficaz, así como otras funciones y abstracciones de este tipo.

 Los niños que la han desarrollado analizan con facilidad planteamientos y problemas. Se acercan a los cálculos numéricos, estadísticas y presupuestos con entusiasmo.

 • La inteligencia espacial: es la habilidad de apreciar con certeza la imagen visual y espacial, de representarse gráficamente las ideas, y de sensibilizar el color, la línea, la forma, la figura, el espacio y sus interrelaciones.

 Está en los niños que estudian mejor con gráficos, esquemas, cuadros. Les gusta hacer mapas conceptuales y mentales. Entienden muy bien planos y croquis.

 • La inteligencia musical: es la capacidad de percibir, distinguir, transformar y expresar el ritmo, timbre y tono de los sonidos musicales.

 Los niños que la evidencian se sienten atraídos por los sonidos de la naturaleza y por todo tipo de melodías. Disfrutan siguiendo el compás con el pie, golpeando o sacudiendo algún objeto rítmicamente.

 • La inteligencia interpersonal: es la posibilidad de distinguir y percibir los estados emocionales y signos interpersonales de los demás, y responder de manera efectiva a dichas acciones de forma práctica.

 La tienen los niños que disfrutan trabajando en grupo, que son convincentes en sus negociaciones con pares y mayores, que entienden al compañero.

 • La inteligencia intrapersonal: es la habilidad de la autoinstrospección, y de actuar consecuentemente sobre la base de este conocimiento, de tener una autoimagen acertada, y capacidad de autodisciplina, comprensión y amor propio.

 La evidencian los niños que son reflexivos, de razonamiento acertado y suelen ser consejeros de sus pares.

• La inteligencia naturalista: es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. Tanto del ambiente urbano como suburbano o rural. Incluye las habilidades de observación, experimentación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno.

Se da en los niños que aman los animales, las plantas; que reconocen y les gusta investigar características del mundo natural y del hecho por el hombre.

 

Cuanta posibilidad intelectual, y cuanta capacidad de desarrollo poseemos, sin embargo, cuando analizamos los programas de enseñanza que se imparten en muchas instituciones y que obligan a los alumnos, a los niños a seguir, observamos que se limitan a concentrarse en el predominio de las inteligencias lingüística y matemática dando mínima importancia a las otras posibilidades del conocimiento. Razón por la cual muchos alumnos que no se destacan en el dominio de las inteligencias académicas tradicionales, no tienen reconocimiento y se diluye así su aporte al ámbito cultural y social, y algunos llegan a pensar que son unos fracasados, cuando en realidad se están suprimiendo sus talentos.

Por lo anterior descrito, sabemos entonces que no existe una inteligencia general que crezca o se estanque, sino un elenco múltiple de aspectos de la inteligencia, algunos mucho más sensibles que otros a la modificación de estímulos adecuados.

En la actualidad se habla del desarrollo integral del niño, es decir que incluya todos los aspectos del desarrollo (físico, sexual, cognitivo, social, moral, lenguaje, emocional, etc.), en esto se basa la teoría del Desarrollo de las Inteligencias Múltiples.

Existen dos tipos de experiencias extremas claves en el desarrollo de las inteligencias que es importante tomar en cuenta, las experiencias cristalizantes y las experiencias paralizantes. Las primeras, las experiencias cristalizantes, son hitos en la historia personal, claves para el desarrollo del talento y de las habilidades en las personas. A menudo estos hechos se producen en la temprana infancia. Estas experiencias son las que encienden la chispa de una inteligencia e inician su desarrollo hacia la madurez.

 

Por otro lado las experiencias paralizantes existen como contrapartida de las anteriores, se refieren a aquellas experiencias que bloquean el desarrollo de una inteligencia, están llenas de emociones negativas, capaces de frenar el normal desarrollo de las inteligencias. Sensaciones de miedo, vergüenza, culpa, odio, impiden crecer intelectualmente. Es probable así, que luego de esta experiencia un niño decida no acercarse más a un instrumento musical o no dibujar más porque ya decidió que “no sabe hacerlo”.

 La Teoría de las Inteligencias Múltiples ha impactado a aquellos que están envueltos de una forma u otra en el proceso enseñanza-aprendizaje. En muchas ciudades de los Estados Unidos, en Puerto Rico, Filipinas, Singapur, así como en Europa, han surgido escuelas en donde se llevan a cabo actividades encaminadas a desarrollar las distintas inteligencias que el individuo posee.

 Ya se habla de “Escuelas de Inteligencias Múltiples”, donde los estudiantes aprenden y se fortalecen intelectualmente a través de un currículo que en vez de enfatizar la enseñanza a través de las inteligencias, las escuelas enfatizan la enseñanza “para” la inteligencia. Los alumnos son motivados para que puedan lograr las metas que se han propuesto alcanzar.

 Los docentes desarrollan estrategias didácticas que toman en cuenta las diferentes posibilidades de adquisición del conocimiento que tiene el niño. Si éste no comprende a través de la inteligencia que se elige para informarle, consideran que existen por lo menos siete diferentes caminos más para intentarlo.

 Los padres tienen participación activa en la planificación de actividades que ayudan a enriquecer el currículo y asisten a reuniones donde se discute el progreso de sus hijos, además en casa estimulan, comprenden y alientan a sus hijos en el desarrollo de sus capacidades.

 

Se abre así a partir de esta Teoría de las Inteligencias Múltiples una ruptura con viejos paradigmas de la enseñanza.

Las inteligencias múltiples: perspectivas de aplicación en la pedagogía monocultural

 “Desde mi punto de vista, la esencia de la teoría consiste en respetar las muchas diferencias que hay entre los individuos; las variaciones múltiples en las maneras como aprenden; los distintos modos por los cuales podemos evaluarlos, y el número casi infinito de modos en que éstos pueden dejar una marca en el mundo”.
Howard Gardner

Se ha forzado, desde distintos y variados ámbitos de debate, una disociación entre los ámbitos académicos y los medios de comunicación, sobretodo en lo que a transmisión de valores,  conocimientos, y a capacidad crítica se refiere. Ciertamente, no se puede comparar lo que cada institución o actividad docente promueve en los alumnos en relación a los medios de comunicación -se tengan medios tecnológicos adecuados o no-, porque existen diferencias tanto a nivel de los contenidos como en la manera en que e analizan y abordan, y es normal que esto ocurra, si bien no siempre debe ser de este modo.

Los medios de comunicación necesitan ser concisos en lo que transmiten; tienen limitaciones que cercenan toda voluntad de desarrollo en la información de las ideas; lo que pretenden transmitir, muchas veces, responde a una aproximación de la realidad: son un pantallazo general del entorno, y terminan proveyendo un sesgo de información desordenada y heterogénea.

Todo esto se debe a que partimos del diagnóstico siguiente: la realidad formativa docente está limitada por las competencias de las nuevas tecnologías; pero ante todo, cree resistir ante esta competencia de entorno con una pedagogía de tipo monocultural, ampliamente insatisfactoria. Y asumimos que el manejo de la inteligencia instrumental o lineal, en las aulas, es el factor preponderante para la construcción de esa pedagogía monocultural.

Esto tiene importancia porque sostenemos que la educación está llamada a jugar un papel central en las estrategias de desarrollo de la sociedad. Pero claro, no todas las asignaturas fueron aprendidas del mismo modo, ni la más amplia diversidad de contenidos han sido dictados de la misma manera. Sin embargo, algunas características de esta pedagogía monocultural pueden inferirse de los dispositivos espaciales habitualmente condicionantes de las situaciones del aula:

1.Encontramos una permanente disposición de bancos o pupitres en filas lineales, y en ocasiones, esta linealidad es aprovechada para divisiones de género (separa varones de mujeres).

2.Observamos que el pizarrón siempre tiene posición frontal, con algunos escritorios en sobrenivel, reforzando elementos del magisterio asociados al control y a la autoridad.

3.Constatamos una escasa o total falta de elementos tecnológicos (audio y video, etc.), lo que implica una práctica pedagógica fundada en conceptos abstractos, dirigidos básicamente al intelecto, donde se evita el conocimiento por medio de imágenes  visuales o musicales.

4.Los períodos horarios son de 40 minutos, por lo que se recibe, en general, una  información variada pero poco profunda, que privilegia la planificación por objetivos, antes que por procesos.

5.Expectativas iniciales altas, aburrimiento generalizado y escasa participación final del alumnado.

6.Expectativas sociales altas sobre la institución educativa  , pero al mismo tiempo, las respuestas del Estado o de los sistemas privados son cada vez más bajas, lo que termina generando en los alumnos una mentalidad en la cual se considera que lo aprendido, en la forma en que se lo hizo, no da respuestas a los reclamos de la sociedad.

 

En otras palabras, el dispositivo habitual del aula no enseña a bajar los conceptos a la realidad, o no prepara para la vida. Por supuesto, esta política pedagógica monocultural -de idénticas formas de transmisión cultural para idénticos resultados desalentadores y homogéneos- puede ser reformada mediante otras prácticas, tal como prevé la Teoría de las Inteligencias Múltiples presentadas de Howard Gardner y Thomas Armstrong.

La pedagogía monocultural y la Teoría de las Inteligencias Múltiples

Esta pedagogía resulta de una determinada concepción epistemológica y metodológica, en la que sólo son consideradas ciencias los saberes que se expresan por medio de un patrón matemático, como la física, las ciencias naturales o la misma matemática, disciplinas que tienen una mayor carga horaria que el resto, dentro de los diseños curriculares de la educación secundaria.

Por otro lado, no hay dudas que en el mercado laboral predomina una mentalidad de la eficacia, que tiende a medir toda tarea humana por unidades del mismo patrón: cantidad de  horas-trabajo; cantidad de producción en el tiempo; cantidad de ventas por mes, etc. Y esa mentalidad pragmática se expresa en objetivos, también cuantitativos y que, eventualmente, al ser alcanzados son premiados con valores medidos también en forma cuantitativa.

Además, esta pedagogía monocultural está atravesada por las nuevas tecnologías o por los medios masivos de comunicación, con sus modelos de publicidad y propaganda, hechos para conformidad de la mentalidad pragmática y para consolidar liderazgos de tipo eficaz y carismático. Otras mentalidades cualitativas, divergentes, disidentes y capaces de consenso, son ignoradas: por no tener en cuenta una cantidad importante de procesos formativos que dan oportunidad para el desarrollo de las relaciones humanas, tanto interpersonales como intrapersonales.

En este aspecto, otros modelos sirven para otras necesidades intrínsecas de los individuos, porque las formas de pensamiento monocultural habituales no apuntan a un análisis detallado, paciente y elaborado de toda la información que brindan.

Ahí es donde el ámbito académico debe hacerse fuerte, su misión será enseñar, pero no conceptos ni otro tipo de conocimientos que se puedan obtener por otros medios, sino a pensar la información desde otras formas de la inteligencia, para desglosarla, para vivirla, para sentir sus partes, sus diferencias, sus vínculos con la realidad, sus características. La universidad tiene su principal mérito de existencia en su capacidad de enseñar a analizar sistemáticamente el mundo y sus componentes, lo cual es algo difícil de lograr a través de una pedagogía de tipo monocultural o de la cotidiana vivencia que se nutre de “ráfagas informativas”, que no logran explicar por sí mismas el funcionamiento del mundo.

Es por ello que puede resultar inadecuado establecer una separación entre pedagogía monocultural, y pedagogía de la inteligencia múltiple desarrollada para los ámbitos académicos.

Si la universidad enseña a pensar la realidad, ¿podemos prescindir de los medios masivos de comunicación mediante los cuales el estudiante se informa acerca de los distintos hechos que acontecen en el planeta? Los medios masivos de comunicación no son precisamente enemigos de la educación académica, sino que, por el contrario ofrecen la posibilidad de acceder a un mayor volumen de información puesta a disposición de una capacidad crítica enseñada y no como un fin, sino como un medio para la liberación mental del estudiante, para que él mismo sienta y se dé cuenta de que no es necesario que incorpore la información recibida sin que antes sufra un gradual procesamiento para un acercamiento tanto a una interpretación objetiva como a una interpretación personal, ambas cosas interrelacionadas, y que a su vez lo ayudarán al crecimiento personal realimentando su capacidad crítica  .

Si Einstein afirmó que sólo se puede observar aquello que nuestra teoría nos permite observar, debemos decir que nuestra visión del mundo está condicionada por el domino de instrumentos teóricos de análisis de la realidad: lo que llamamos pedagogía monocultural.

Pero un cambio en la práctica requiere un cambio previo en la visión de esa práctica, esto es, en la teoría. Para cambiar la práctica es necesario volver a conceptuarla, esto es, buscar nuevos conceptos que puedan hacerla explícita de otra manera. Realizar esta tarea implica la búsqueda de un lenguaje que traduzca esta nueva visión de la práctica.

Algunas expresiones nuevas han venido apareciendo en las ciencias pedagógicas, como: ingeniería social, ingeniería cultural, constructivismo e inteligencias múltiples. Todas ellas traducen una nueva visión de nuevas áreas de las ciencias de la educación. Desde hace algunos años, en este campo se viene hablando también de ingeniería de la formación y de sus componentes, como ingeniería de sistemas e ingeniería pedagógica. Se trata de construir una representación de la práctica de la formación educativa que defina una nueva estrategia.

Esta nueva educación pone en evidencia las arquitecturas, dispositivos de acción, que van de la simple secuencia de cursos al sistema  completo de formación, pasando por programas y programaciones más o menos definidas y definitivas. El educador, que elige el “espacio de formación”, puede construir un sistema educativo posible para una nueva formación y orientación pedagógicas. La finalidad última de la “ingeniería de la formación” es la formación de individuos autónomos, responsables, emprendedores, y únicos.

El objetivo de la “ingeniería de la formación” es la producción de la competencia (colectiva e individual), pero entendiendo por esto la capacidad múltiple de actuar de los individuos singulares situados en contextos particulares. Por competencia se entiende “el sistema de disposiciones adquiridas y confrontadas más por la práctica que por los juegos de acumulación y de composición (que) definen las actividades profesionales organizadas dentro de una profesión”.

El aprendizaje no es estático, sino que es algo que está en constante evolución. Se adquiere competencia en el enfrentamiento de los desafíos de la práctica. Es ella la que nos plantea los desafíos. Para dar respuesta a tales desafíos, se necesita construir ciertas capacidades múltiples. La respuesta a las cuestiones concretas planteadas por la práctica es que exige la “formación como inversión”, pero no sólo como inversión orientada al lucro. Es aquí donde se vinculan la “ingeniería de la formación” con las “inteligencias múltiples”.

Dado que la práctica es una situación de aprendizaje, siempre y cuando sea correctamente concebida y dirigida, deben plantearse ciertas cuestiones éticas y políticas nuevas más allá de la clásica relación entre educación y trabajo. Hay varias formas de concebir las “inteligencias múltiples” en educación. En una visión funcionalista, serviría sólo de instrumento para la formación múltiple de la organización económica de la empresa.

Para esta visión, la educación sólo es inversión. Sostenida por la teoría del capital humano, no está equivocada cuando alega que la educación es un instrumento de desarrollo económico. Pero sí lo está cuando somete la formación sólo a eso, y no a los desarrollos global, social y humano de los estudiantes. En una visión dialéctica, la Teoría de las Inteligencias Múltiples tiene una función emancipadora.

Frente a este diagnóstico crítico, nos parece oportuno divulgar la propuesta de la Universidad de Harvard denominada Proyecto Zero, desarrollada por el neurólogo Howard Gardner, Codirector del Proyecto en la Escuela Superior de Educación. En este Proyecto se desarrolló una Teoría denominada de las “Inteligencias Múltiples”, un modelo de desarrollo educativo integral  .

¿Qué es y para qué sirve, la Teoría de las Inteligencias Múltiples? Gardner la define de la siguiente manera: “la capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas” (principio de “transculturalización”). En esta definición observamos algunas particularidades: si la inteligencia es una capacidad, ya no puede medirse de modo matemático y lineal con un único valor de rango denominado “coeficiente intelectual”. Luego, la cognición humana ya no es unitaria y no es posible describirla en términos de unidad homogénea.

Gardner sostiene que todo individuo tiene no una, sino “varias” inteligencias, ya que -todos de una u otra forma- estamos capacitados para resolver problemas con algún nivel de complejidad. Lo podemos observar, por ejemplo, cuando a la hora de resolver situaciones cotidianas menores, nos encontramos con personas que poseen un nivel intelectual brillante, pero que están incapacitados para solucionar un problema de orden práctico. Aunque también, por el contrario, nos encontramos con personas no tan brillantes que luego resultan tener una capacidad envidiable a la hora de resolver situaciones en las que la interacción inter-personal está de por medio. Al definir la inteligencia como una capacidad, Gardner la convierte en una destreza que se puede desarrollar.

Esto no sugiere que no estemos provistos de nuestras potencialidades genéticas: factores que dependerán de otros que se presentan en el medio ambiente, de las experiencias que podemos vivir, y de la educación que recibimos.

Pero en tanto “el sentir es el acto congnoscitivo intencional de la sensibilidad”  , el acto cognoscitivo es un darse cuenta, un tomar conciencia. Es ese mismo acto de conocimiento en el que intencionalmente nos miramos internamente, nos dirigimos a nuestra experiencia interna y allí entendemos  lo que queremos decir cuando afirmamos o expresamos con los términos “conozco”, “veo”, “toco”, “huelo”, y eventualmente “siento”.  Para que estos factores provenientes del medio lleguen a la plenitud, la concepción gardiana sugiere incorporar una gama de técnicas que estimulen el desarrollo de lo que trae la naturaleza. Si la inteligencia es una capacidad que nos permite la vinculación consciente de los datos, la inteligencia múltiple no designa el uso “discursivo” en contraposición al “intuitivo”. La inteligencia múltiple acepta que la inteligencia trabaja también “intuyendo”  .

El aporte de Gardner fue entender esta inteligencia de un modo formativo, dando con ello oportunidad a la educación sistemática.

De la calidad total a la calidad humana y social

La teoría de la calidad total sostiene que la misma es el resultado de la suma de la calidad de cada individuo involucrado en ella. El educador no puede dejar de creer en la gestión democrática, en la participación y en la autonomía sólo porque el discurso de la calidad total u otro discurso cualquiera se apropió de esos términos.

Pero creemos que para mejorar la calidad de nuestras escuelas se deben superar todavía tres obstáculos:

a)El primero se sitúa en el nivel de la organización del estudio en la universidad. La universidad no posibilita el ascenso de líderes, principalmente el de nuevos dirigentes. El rector en una nueva estrategia de gestión, para ejercer su liderazgo, tiene que trabajar con autonomía al lado del cuerpo colegiado o de su dirección de estudios.

b)El segundo se refiere al plan de estudios monocultural. El sistema educativo ha creado estructuras centralizadas que no atienden ni a la realidad nacional ni a las peculiaridades regionales  . Por eso, nuestros planes de estudio no relacionan educación y vida, cultura primaria y cultura elaborada, transculturalización y trabajo. Por otro lado, aún carecemos del uso habitual de la electrónica, de la informática y de la comunicación. Nuestro sistema de enseñanza está basado en la relación bipolar profesor-alumno.

La Teoría de las Inteligencias Múltiples permite desarrollar mejor la calidad de vida humana y social.

 

Las inteligencias múltiples en el aula

 Como podemos observar, las inteligencias múltiples y su desarrollo brindan una posibilidad amplia de ofrecer otra estructura de práctica pedagógica en el aula. Sin embargo, no hay un único camino para implementar estas ideas. Como desarrolla inteligentemente Gardner, los siguientes son los puntos clave de la teoría:

a)Cada persona posee las siete inteligencias: la teoría de las inteligencias múltiples no es una “teoría de tipos”, para determinar cuál es la inteligencia que se da en cada persona. Es una teoría del funcionamiento cognitivo, y propone que cada persona tiene capacidades en las siete inteligencias. Por supuesto, las siete inteligencias funcionan de una manera particular en cada persona. Algunas parecerían poseer altos niveles de funcionamiento en todas o la mayoría de las siete inteligencias. Otras, tales como aquellas que están en instituciones para personas con problemas de desarrollo, parecen carecer de todos los aspectos de las inteligencias, excepto los niveles más rudimentarios. La mayoría de nosotros nos ubicamos entre estos dos polos.

b)La mayoría de las personas pueden desarrollar cada inteligencia hasta un nivel adecuado de competencia: aunque un individuo pueda manifestar sus deficiencias en una cierta área y considerar sus problemas como innatos e intratables, Gardner sugiere que virtualmente, todos tienen la capacidad de desarrollar las siete inteligencias hasta un nivel razonablemente alto de desempeño, si reciben el estímulo, el enriquecimiento y la instrucción adecuados.

c)Las inteligencias por lo general trabajan juntas de maneras complejas: cada inteligencia es en realidad una “ficción”; es decir, ninguna inteligencia existe por sí misma, en la vida. Las inteligencias siempre interactúan entre sí. Las inteligencias han sido sacadas de contexto en la teoría sólo con el propósito de examinar sus características esenciales, y aprender a usarlas de manera efectiva. Hay que recordar que tenemos que valorarlas en sus contextos culturalmente específicos.

d)Hay muchas maneras de ser inteligentes dentro de cada categoría: No hay un conjunto estándar de atributos que uno debe poseer para ser considerado inteligente en un área específica. En consecuencia, una persona puede o no ser capaz de leer, y sin embargo, tener una alta capacidad lingüística, porque puede contar una historia maravillosa o puede tener un amplio vocabulario oral. La teoría acentúa la rica diversidad de las formas en que las personas muestran sus dones dentro de cada inteligencia así como entre las inteligencias.

Por eso, la teoría sugiere que el aula como medio podría necesitar una reestructuración fundamental para hacer lugar a las necesidades de las diferentes clases de estudiantes. Para eso, ofrece un espejo en el cual los docentes pueden ver algunos de los factores ecológicos críticos en el aprendizaje. Cada inteligencia brinda un contexto para plantearse algunas preguntas difíciles sobre estos factores, que promueven el aprendizaje o interfieren en él, y sobre aquellos elementos que están ausentes en el aula, pero podrían incorporarse para facilitar el progreso de los alumnos.

Reestructurar el aula para crear áreas o centros de interés “acogedores de las inteligencias” puede ampliar mucho los parámetros para la exploración de escaso dominio en los alumnos. Si bien la teoría no provee un esquema de manejo de la clase como tal, ofrece a los docentes -sitiados por conflictos potenciales-, una perspectiva nueva sobre los tipos de estrategias de manejo que han sido usadas para “mantener el control” y asegurar un entorno para el aprendizaje que funcione acertadamente. A continuación, veremos cómo pueden ser algunas estrategias:

a.Estrategia lingüística: escribir las palabras “Silencio, por favor” en el pizarrón.

b.Estrategia musical: golpear las manos en una secuencia rítmica breve a la cual los alumnos deben responder de la misma manera con sus manos.

c.Estrategia corporal-kinética: poner el índice sobre su boca para indicar silencio, mientras levanta en alto el otro brazo. Haga que los alumnos imiten sus gestos.

d.Estrategia espacial: colocar en el pizarrón una fotografía de la clase prestando atención y señalar hacia ella con el dedo.

e.Estrategia lógico-matemática: usar un reloj con segundero para llevar la cuenta del tiempo que se está perdiendo, y escribir en el pizarrón la cantidad de segundos desperdiciados cada treinta segundos. Haga saber a los alumnos que éste es tiempo perdido para la instrucción regular que deberá recuperarse en algún otro momento.

f.Estrategia interpersonal: decir al oído a un alumno, en voz muy baja: “es hora de empezar, pasálo” y esperar hasta que el mensaje haya recorrido toda la clase.

g.Estrategia intrapersonal: empezar a señalar y dejar que cada alumno se haga cargo de su propio comportamiento.

El mecanismo subyacente a cada una de estas rutinas implica transmitir una señal a los alumnos que relacione un símbolo de alguna de las siete inteligencias, con órdenes o conductas específicas. Se pueden comunicar a los alumnos las reglas para un comportamiento adecuado en la universidad o en la clase, por medio de un enfoque de inteligencias múltiples. Algunas posibilidades incluyen:

1)Comunicación lingüística: las reglas se escriben en grandes carteles que se ponen en las paredes del aula.

2)Comunicación lógico-matemática: las reglas se numeran y después se hace referencia a ellas por el número correspondiente.

3)Comunicación espacial: junto a las reglas escritas se dibuja un símbolo gráfico que representa lo que se debe hacer o lo que no se debe hacer.

4)Comunicación corporal-kinética: a cada regla corresponde un gesto especial; los alumnos pueden repasar las reglas o demostrar que las conocen repitiendo los gestos.

5)Comunicación musical: se pone música a las reglas, para que puedan cantarse. Cada regla se asocia con una canción pertinente.

6)Comunicación interpersonal: cada regla se asigna a un grupo pequeño de alumnos, que las conocen de memoria, las interpretan e incluso pueden hacer que se cumplan.

7)Comunicación intrapersonal: los alumnos son responsables de crear las reglas de la clase al principio del año y de desarrollar sus propios modos personales de comunicarlas a los demás  .

Perspectivas de aplicación y propuestas de intervención en el aula

 Thomas Armstrong ha estudiado este aspecto de las inteligencias múltiples. En este sentido, tal como él afirma, dentro del aula la mejor forma de tener una visión global de las posibles capacidades de nuestros alumnos, es por la vía de la “simple observación”  .

 En esta línea ofrecemos la siguiente Tabla, para que el docente pueda captar los intereses de los estudiantes, y desde allí formular un programa de acciones concretas de aula:

Creemos haber planteado una alternativa pedagógica de interés, para que pueda superarse esa pedagogía monocultural tan habitual en las aulas, que nivela las estrategias cognitivas como si todos los estudiantes tuvieran idénticas capacidades para idénticas problemáticas. Estas diferencias en las destrezas se pueden aprovechar formativamente, siempre y cuando los docentes tengamos una disposición actitudinal  y una convincente predisposición para desarrollarlas. La Teoría de las Inteligencias Múltiples nos está dando esa oportunidad.

 

Las 8 inteligencias múltiples aplicadas a la empresa

Uno de los principales objetivos del coaching empresarial es facilitar los contextos de aprendizaje para que los ejecutivos puedan superar sus limitaciones y alcancen sus metas deseadas. Esto es provisto por un profesional externo, un compañero de trabajo o por un supervisor al que llamamos coach.

 Entender las ocho inteligencias observadas por Gardner te permitirá llegar de la mejor manera a tus empleados y todos con quienes debes lidiar.

 De este modo se puede afirmar que el coaching busca construir habilidades como comunicación, resolución de problemas, trabajo en equipo o dominar técnicas al momento de la venta. También se utiliza con frecuencia para mejorar características personales como impacto o asertividad.

 Por lo tanto, ya seas un director de empresa, gerente o jefe de departamento; siempre será de suma importancia comprender y utilizar lo que Howard Gardner denominó “Inteligencias Múltiples”.

 

Inteligencias aplicadas a la empresa

El psicólogo estadounidense El doctor Howard Gardner, gurú de este concepto, asegura que los seres humanos tenemos ocho estilos diferentes de inteligencias, cada uno en distintos niveles de desarrollo. Entender esto, te permitirá llegar de la mejor manera a tus empleados y todos con quienes debes lidiar en tu jornada diaria. Pero ello sucederá siempre que utilices recursos acorde a la inteligencia más adecuada.

 Así, utilizar inteligencias múltiples te permitirá crear los contextos adecuados para potenciar el nivel de tu coach o tu equipo.

 1. Inteligencia Lingüística

 La gente con esta inteligencia se relaciona muy bien con las palabras, la gramática, los ritmos y las inflexiones. Les gusta escribir, leer, contar y escuchar historias. Memorizan fácilmente. Por ello, necesitan de libros, juegos de palabras, actividades para escuchar, brainstorming, entrevistas y sobre todo dar opiniones. Uno de los aspectos principales a considerar es cómo decir las cosas que quieras transmitir.

 2. Interpersonal

Quienes tienen más desarrollada esta inteligencia, se destacan por contar con una buena relación con otras personas. Comprenden los estados de ánimo y los comportamientos de la gente y disfrutan trabajar con gente en un objetivo común. Si quieres transmitir a través de esta inteligencia o interactuar con personas que la tienen muy desarrollada, deben enfocarte en incluir interacciones y aprovechar los beneficios del trabajo en equipo.

3. Intrapersonal

 Son muy conscientes de sus capacidades y fallas. Disfrutan de reflexionar, meditar,  seguir sus propias ideas, escribir en bitácoras personales y, lamentablemente, trabajar solos. Necesitan sobre todo trabajo independiente.

 4. Corporal

Son ejecutivos que disfrutan del movimiento, del exterior y poner el cuerpo en la experiencia. Realizan deportes, les gusta encargarse de las actividades extra programáticas, role playing y ser parte total de los proyectos en los que participan. Para mejorar la relación con estas personas será necesario incrementar aquellas actividades donde existe el movimiento y las experiencias en primera persona.

 5. Lógico-Matemática

Relacionan los principios de causa-efecto, es decir, cómo una acción puede influir sobre otra; analizan fácilmente procesos de pasos y sistemas, disfrutan trabajar con números, experimentos y cálculos. Estos empleados necesitan actividades para desarrollar el pensamiento crítico y la resolución de conflictos.

 ¿Cómo puedes aprovechar estas características? Incluyéndolas en aquellas situaciones problemáticas de la empresa, a través de ellos siempre encontrarás respuestas e ideas (son muy imaginativos) a todas esas interrogantes que son pueden ser resultas por el común de las personas.

 6. Espacial

Es la habilidad que te permite comprender y percibir los espacios (y sus trasformaciones). Imaginan y visualizan proyectos futuros con mayor facilidad que el resto. Entre sus principales materiales de trabajo se encuentran los videos, dibujos, fotos, recortes demostraciones e ilustraciones.

 7. Musical

 Aunque no es del todo útil para las empresas, con algo de imaginación, sí puede llegar a serlo. Se trata de personas con una habilidad especial para reconocer y distinguir sonidos, melodías y ritmos. Estas personas, por lo general, son muy bulliciosas, por ende disfrutan de cantar y aplaudir. Un dato muy importante es que todos los empleados que tengan desarrollada esta inteligencia por sobre el resto, necesitan música para aprender y trabajar a su máximo potencial.

La pregunta correcta entonces es: ¿Cómo puedes incluir música, sonidos, ritmos en cada una de las experiencias?

 8. Naturalista

Se describe como la competencia para percibir las relaciones que existen entre grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos.  Su campo de observación más afín es el mundo natural, donde pueden reconocer y utilizar productivamente sus habilidades en actividades de caza, ciencias biológicas y conservación de la naturaleza.

 Estas personas son realmente necesarias en empresas de exterior, ya sea servicios turísticos, viajes, museos y todo lo que tenga relación con la naturaleza y el entorno en el que se desarrollan los negocios.

 

¿Cómo asignar tareas a la persona adecuada y cómo formar equipos de alto rendimiento?

Si  hacemos esta pregunta del encabezado a un gerente Recursos Humanos o a cualquier directivo en general, darían respuestas màs emocionales que con fundamentos objetivos, porque necesitan mejorar su formación antropológica. Cada vez se hace más necesario un conocimiento profundo de las personas que trabajan en las organizaciones, sobre todo cuando tienen mucho personal, diferentes áreas de trabajo y múltiples filiales.

Las empresas requieren una consideración más coherente y completa del ser humano y de las organizaciones que están creando. Al momento de asignar tareas o formar equipos de trabajo, no pueden tomar decisiones basados únicamente en lo que ven, sino que en el potencial de desarrollo que tienen sus colaboradores. Para esto se hace imprescindible que los ejecutivos y jefes tengan el conocimiento y usen las múltiples inteligencias de las personas que tienen a su cargo.

Un Perfil de Inteligencias Múltiples actualizado de todo el personal, se constituye en una poderosa herramienta a la hora de organizar una empresa o proyecto.

Solicite un diagnóstico para saber cuáles inteligencias y en qué medida las tienen sus trabajadores.

Como podría aplicar la teoría de las Inteligencias Múltiples en mi proyecto empresarial?  

Este es un tema sumamente importante y como tal ni yo ni nadie debemos dejarlo pasar por alto. Para todos es cierto que tenemos inteligencia, que nos especializamos en una(s), que debemos trabajar en todas y no descuidar ninguna.

Por estos y muchos mas factores es que para mi proyecto de vida e idea de negocio es muy importante aplicar las inteligencias múltiples.

Pero como?

En mi empresa existirá un grupo de personas que desempeñe una tarea o labor específica en la misma. Como funcionarios de mi proyecto de vida, serán parte de mi futuro y deberán ser tratados de tal manera que se sientan a gusto con lo que hacen.

Una de las formas, y quizá la mas indispensable es la de identificar el tipo de inteligencia del que se especializa cada persona de tal forma que por medio del cargo o tarea que realice no solo aporte a mi empresa sino que también ayude a explotar esa inteligencia.

 Así mismo será no solo útil para mi empresa sino que por medio de las diferentes metodologías aplicadas para el desarrollo de la misma podré captar una porción de cada una de ellas para el fortalecimiento propio.

Las inteligencias múltiples en los cargos directivos.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.”
Winston Churchill

Generalmente se atribuye el éxito de una empresa, en este caso que tratamos,, a los buenos cálculos, decisiones y estrategias implementadas por los directivos de una compañía y es cierto, el éxito no ocurre simplemente por suerte, aunque esta última influye de alguna manera. Pero qué pasa cuando se fracasa en los cálculos, decisiones y estrategias implementadas por los directivos de una compañía? ¿es originado por factores externos?.

La inteligencia se define como la aptitud humana que alcanza conocimiento partiendo de la información existente en un contexto determinado. (Estrategias para promover procesos de aprendizaje autónomo. Denise Arguelles Pabon Nofal Nagles Garcia)

Aunque a ninguno nos gusta fracasar o perder en la vida, en ocasiones es necesario y es aquí donde puede ser muy productivo aplicar las inteligencias intrapersonal, emocional e interpersonal.

La intrapersonal, en el sentido de reflexionar sobre si mismo para encontrar la relación entre los sentimientos y las acciones y reconocer dónde se presentó la falla y posteriormente realizar los ajustes correspondientes.

En segundo lugar la inteligencia emocional para ser capaz de motivarse y tener tolerancia al fracaso. Es decir, ser capaz de controlarse primero a si mismo y ver más allá del presente adverso.

Y en tercer lugar la inteligencia interpersonal, puesto que estamos hablando de personas en cargos directivos, que será de utilidad al transmitir información adversa, pero que allí mismo está la oportunidad para motivar a las personas, ejercer liderazgo y autoridad. Claro, nadie quiere seguir a un fracasado, pero los exitosos en algún momento han fracasado.

 Fuente : Dr. Eduardo R. Hernández González, Manuel Gross, Óscar Castro Aguirre, Revista en Ciencias Empresariales y Ambientales, Ing. Ricardo E. González O.