Realización personal y Autoestima

Pasos hacia la realización

Dicho con simplicidad, lo que se requiere para crear una vida de auténtica realización es lo siguiente:

1.-Una dirección clara (TUS SUEÑOS)

2.-Una brújula bien alineada (TUS VALORES)

3.-Etapas que puedes visitar a lo largo del camino (TUS METAS)

Cuando persigues tus metas, guiado por tus valores en el contexto de tus sueños, los grandes logros comienzan a suceder.

Realmente no lo podría expresar de una manera más sencilla. Estos tres elementos son la base de toda auténtica realización en la vida.

Los sueños son el “combustible” de los seres humanos. Cuando veas a una persona apática, la causa está muy clara: no tiene sueños lo suficientemente grandes que le aporten esa “chispa” especial que tienen todos los grandes realizadores. Para lograr una motivación poderosa hay que tener sueños poderosos.

Los valores cumplen la función de mantenernos con el rumbo adecuado. Cuando se actúa en sintonía con lo que más valoramos en la vida es bien fácil sentirse realizado. Cuando en cada decisión que uno toma se tienen en cuenta aquello que es más importante estamos contribuyendo a nuestro desarrollo personal y al logro de esa paz interior que solo se consigue cuando estamos poniendo primero lo primero en nuestra vida.

Y las metas son lo que nos permite tener esa sensación de avance en la vida. Muchas veces los sueños quedan demasiado lejanos como para servirnos de referencia para medir nuestro avance. Sin embargo, las metas, que son los puntos intermedios por los que tendremos que pasar para lograr nuestros sueños cumplen a la perfección ese papel de motivarnos por el avance que estamos generando.

Si no tienes un plan claro en el que estén reflejados tus sueños, tus valores y tus metas, no pierdas ni un minuto y diséñalo. El tiempo que inviertas en hacerlo será una de las mejores inversiones que hayas hecho en tu vida. Muchas personas dedican un montón de tiempo a preparar un simple viaje de un fin de semana, y paradójicamente ni tan siquiera dedican unas horas a diseñar el viaje más importante que jamás emprenderán: su propia vida. No permitas que esto te suceda.

¡Ahora es el momento de diseñar los próximo 10 años de tu vida, y no una vez que ya hayan pasado!

Encuentra tu pasión

Encontrar aquello que te apasiona lo cambia todo.
Sir Ken Robison
(1950- )

Tienes que encontrar aquello que amas.
Steve Jobs
(1955-2011)

Hace aproximadamente un mes uno de los lectores del artículo que escribí acerca del poder de la voluntad y la materialización de los sueños me contactó. En su mensaje me contaba que por muchos años ha soñado con ser una persona exitosa, tanto económica como profesionalmente. Sin embargo, a pesar de su ambición y de sus esfuerzos, no ha logrado alcanzar el éxito que anhela. Sus palabras me comunicaban de manera clara su inquietud y su frustración: “En toda mi vida no he sido capaz de encontrar algo que me fascine lo suficiente para volcar toda mi energía, mi pasión en ese proyecto… mi mente divaga, no soy capaz de encontrar algo en que centrarme, no sé que hacer, en qué enfocarme… con lo cual veo que pasa el tiempo y sigo como estaba”.


¿Alguna vez te has sentido así? Pienso que muchos se podrán relacionar con el dilema que enfrenta nuestro amigo lector ya que su búsqueda es una que compartimos todos los seres humanos en mayor o menor grado: la búsqueda de la realización personal.

Sentir que tenemos algo de valor que ofrecer y al mismo tiempo saber que no hemos encontrado la manera de desarrollarlo en todo su potencial nos puede dejar sintiéndonos insatisfechos y frustrados. Descubrir aquello en lo que somos realmente buenos es un paso esencial en el camino a la realización personal.

La realización personal es un proceso de búsqueda, descubrimiento y toma de acción que busca alcanzar el desarrollo de todo nuestro potencial. El psicólogo humanista Abraham Maslow señaló que la realización personal o autorrealización es la una necesidad humana básica que motiva nuestro comportamiento y que una vez alcanzada nos permite experimentar estados de armonía, bienestar y felicidad.

Con el propósito de ilustrar la relación tan importante que existe entre encontrar aquello que amamos y la realización personal les comparto el siguiente relato:

En su libro El Elemento, Sir Ken Robisnon cuenta la historia de una niña llamada Gillian. La niña tenía serios problemas en la escuela, entregaba sus tareas tarde, tenía pésima escritura y con frecuencia obtenía malas calificaciones. No se podía estar quieta en su asiento y se distraía fácilmente. Cuenta que a los ocho años la situación se hizo tan grave que sus maestras decidieron contactar a sus padres.Las maestras pensaban que Gillian tenía un trastorno del aprendizaje y que probablemente sería necesario transferirla a una escuela para niños con necesidades especiales. La madre de Gillian recibió la noticia con gran preocupación. El futuro académico y profesional de su hija estaba en peligro. Así, decidió llevarla a un psicólogo para que la evaluara.

Luego de escuchar todo lo que la madre tenía que decir acerca del problema de su hija, el psicólogo le dijo a Gillian que necesitaba hablar con su madre a solas. Al salir del cuarto el psicólogo discretamente encendió el radio y una vez afuera invitó a la madre a asomarse por la ventana. Detrás del cristal vieron a Gillian bailando al ritmo de la música con una gracia, una naturalidad y una expresión de placer en su rostro que no tenía igual. Entonces el doctor se volteó hacia la madre y le dijo: “Ms. Lynne, su hija no está enferma. Ella es una bailarina. Matricúlela en un escuela de baile”. 

Esa niña que en un momento fue vista por muchos como “un fracaso” se convirtió en una de la bailarinas y coreógrafas más importantes que ha dado la nación inglesa, Gillian Lynne, creadora de dos de las producciones de teatro musical más importantes de todo los tiempos, Cats y The Phantom of the OperaEsta historia de la vida real subraya cómo todo puede cambiar cuando conocemos cuáles son nuestras aptitudes y encontramos aquello que amamos.

Las aptitudes son aquellos talentos naturales y habilidades especiales con las que cada uno de nosotros hemos nacido. Los especialistas en este campo creen que las aptitudes son habilidades innatas que heredamos de nuestros padres, como el color de los ojos.

Tus aptitudes son aquellos talentos que te permiten hacer ciertas cosas con más facilidad que otras. Por ejemplo, quizás se te hace muy fácil resolver una ecuación matemática pero te da mucho trabajo seguir el ritmo de una canción para poder bailarla. Quizás eres muy bueno haciendo amigos porque tienes habilidad con las palabras y sabes cómo conectar con la gente pero quizás se te hace difícil sentarte por largas horas a trabajar frente a una computadora.

La realidad es que todos podemos aprender destrezas distintas de nuestras aptitudes a través de la práctica y el estudio, pero lo cierto es que hacer aquellas cosas para las que tienes habilidad natural te serán más fáciles, te traerán más satisfacción y, por ende, aumentarán tus probabilidades de sobresalir y de tener éxito en lo que haces. Así lo evidencia la investigación que se ha realizado en este campo.

Entonces volviendo a las preguntas planteadas al inicio: ¿cómo podemos encontrar aquello para lo que somos verdaderamente buenos? ¿cómo podemos encontrar aquello que realmente nos apasiona? ¿cómo alcanzar el éxito personal y profesional?

A veces tenemos que mirar al pasado para poder movernos con paso firme hacia futuro… los antiguos griegos nos lo dijeron hace miles de años: “Conócete a ti mismo”.

¿Próximo paso? Buscar “feedback” (retroalimentación). Pregúntale a alguien cercano a ti, alguien en quién confíes y que sabes te dará una opinión honesta y constructiva, cuáles son las cosas en las que ellos piensan que tu eres bueno. ¿Cuáles son aquellos momentos en los que ellos te han visto brillar, fluir, estar más contento, ser más espontáneo? ¿En qué campo o ámbito laboral te ven sobresalir? … y anota.

Puedes hacer este ejercicio con varias personas, tu mejor amigo, tu pareja, un familiar cercano. Así podrás ir recopilando varias perspectivas. Mira a ver si hay un tema o una sugerencia que se repite. ¿Estás de acuerdo con ella? ¿Cuál es tu contestación a las preguntas que les has hecho a otros?… y anota.

Otro cosa que te puede ser extremadamente útil es someterte a una prueba de aptitudes. Hay profesionales que se especializan en este campo que pueden evaluarte y proveerte con información específica que puede resultar muy valiosa para esclarecer por qué hasta ahora no has logrado encontrar la satisfacción laboral que buscas y también ayudarte a identificar en qué áreas debes enfocarte si estás pensado reenfocar tu carrera. Hacer investigación en línea bajo el tema “pruebas de aptitud” te puede ayudar a identificar recursos y conectar con un profesional que realice este tipo de pruebas.

Trabajar con un coach también puede ser de gran utilidad. Un coach es un profesional que te puede ayudar a establecer metas, identificar áreas de reto o dificultad y trabajar de manera consistente y estructurada para alcanzar las metas que te has propuesto.

Cómo fortalecer la confianza en ti mismo

Con frecuencia pasamos mucho tiempo pensando, atendiendo y dedicándole una parte significativa de nuestro tiempo a las relaciones que tenemos con las personas importantes en nuestra vida, sean éstas nuestras parejas, nuestros amigos, nuestros hijos o nuestros compañeros de trabajo. Sin embargo muchas veces no le prestamos atención a la relación más importante que hemos tenido, tenemos y tendremos en nuestra vida: la relación con nosotros mismos.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo que te dices a ti mismo cuando nadie está mirando? Cada día por nuestra mente pasan miles de pensamientos, ¿cuántos de estos pensamientos son juicios o evaluaciones negativas de algo que has hecho, has dicho, o has pensando?

¿Alguna vez te has puesto a pensar en la manera en que te tratas a ti mismo? ¿Te das a ti mismo lo que quieres y necesitas para estar bien? Cuando haces algo positivo para ti o para otros, cuando cumples una meta, cuando obtienes un logro en tu trabajo, ¿te lo reconoces a ti mismo? ¿te dices cosas positivas? ¿te lo celebras? Si has tenido un día largo y difícil en el trabajo, ¿haces espacio al final del día para reponerte haciendo alguna actividad relajante o divertida?

Probablemente has escuchado a alguien alguna vez decir que en ocasiones podemos llegar a ser nuestros peores enemigos. Cuando nos juzgamos a nosotros mismos y nos criticamos duramente, poco a poco, y a veces sin quererlo, vamos desgastando nuestra confianza en nosotros mismos.

La palabra confianza viene del latín confidere cuya raíz es fides que significa fe. De manera que tener confianza en uno mismo tiene mucho que ver con tener fe en ti, en quien eres y en lo que eres capaz de hacer cuando el miedo, la duda o la inseguridad no están nublando tu visión de ti y de tus circunstancias.

 

Entonces surge la pregunta obligada: ¿cómo hace uno para cultivar y fortalecer la confianza en uno mismo? Esta es una pregunta importante que me propongo explorar con ustedes en la serie de artículos que estaré contribuyendo a AOL Salud. Los invito a escribirme con sus preguntas, ideas y reflexiones acerca de este tema que nos toca a todos.

¿Cuál sería entonces un buen lugar para comenzar este recorrido de trabajo y evolución personal? ¡Comienza por prestar atención! La práctica de prestar atención o como le llaman en inglés mindfulness, te puede ayudar a identificar tus patrones de pensamiento acerca de ti mismo así como tus patrones de comportamiento. Dicen que muchas veces el paso más importante cuando queremos hacer un cambio en nuestras vidas es darnos cuenta y reconocer aquello que no esta funcionando para nosotros.

Para facilitar el proceso de prestar atención y darte cuenta, te invito a que consigas una pequeña libreta y anotes los pensamientos que pasan por tu mente cuando enfrentas un reto en tu día, sea en una situación de trabajo, en tu vida familiar o en tus relaciones. ¡Inténtalo por una semana y mira a ver que descubres!

Cultivar la confianza en nosotros mismos es como cultivar un árbol. Si queremos recoger fruto abundante es importante sembrar en nuestra mente buenas semillas/pensamientos, regarlas con agua fresca, ponerlas al sol, quitarles las malas hierbas, dedicarle atención y tiempo.

 

Fortalecer la confianza en nosotros mismos es un proceso progresivo que comienza por dar el primer paso, decir: “Sí, quiero… Estoy dispuesto a trabajar en mí… Quiero cultivarme”. Un poco de atención, determinación y compromiso con nuestro crecimiento personal pueden realmente transformar nuestras vidas.

Si no tuvieras miedo… ¿cómo se vería tu vida?

Casi puedo escuchar su voz… recuerdo como si fuera hoy aquel día en que Caroline, querida maestra, amiga, mentora, me miró a los ojos y me dijo con su característico acento escocés: “Si te fueras a convertir en la mujer de tus sueños, ¿cómo se vería tu vida? ¿Cómo serías en tu trabajo? ¿Cómo serías en tus relaciones familiares, de amistad, de pareja? ¿Cómo pasarías tu tiempo libre?

Fue una pregunta transformadora que ha pasado a ser parte importante del trabajo que hago como terapeuta y como coach. En muchos momentos he sido yo quien le ha preguntado a alguno de mis clientes: “¿Si te fueras a convertir en el hombre de tus sueños, cómo se vería tu vida?”

En el artículo anterior planteaba la pregunta acerca de cómo podemos cultivar la confianza personal y pensaba que lo que obstaculiza la confianza es la duda, el miedo. Hoy te pregunto a ti lector, si no tuvieras miedo ¿cómo se vería tu vida?

 

Para poder cultivar y fortalecer la confianza en nosotros mismos, a veces es importante mirar nuestros miedos a la cara, confrontarlos, conocerlos, interrogarlos y luego ponerlos a un lado, aunque sea por un momento, para atrevernos a soñar.

Muchas veces el miedo y la duda nos detiene de ir tras nuestros sueños, de trabajar para hacer realidad aquellas cosas que deseamos para nosotros mismos y para nuestras vidas. Muchos, por miedo, ni siquiera se permiten a ellos mismos el acto de soñar, de imaginar que existen otras maneras de vivir, que otras maneras de ser y estar en este mundo son posibles.

Si no tuvieras miedo… ¿cómo se vería tu vida? A mi parecer esta es una pregunta fundamental si es que hemos decidido trabajar con nosotros mismos para fortalecer nuestra confianza. En el artículo pasado explorábamos la idea de que cultivar la confianza en uno mismo es como cultivar una semilla con el deseo de hacerla crecer para trasformarla en un árbol que pueda dar fruto abundante.

El primer paso es escoger la buena semilla/pensamiento que pueda ser el comienzo y la raíz de ese árbol que queremos hacer crecer. Tener una idea clara, poder visualizar una imagen de ti mismo desarrollado en todo tu potencial es un paso esencial. ¿Por qué? Porque si no sabemos para dónde vamos, nunca llegaremos a nuestro destino.

Entonces, si has tomado la decisión de comenzar a trabajar en fortalecer tu confianza, hoy te invito a darte el permiso de soñar. Toma tu pequeña libreta y describe en ella, con el mayor detalle posible, la imagen que viene a tu mente cuando piensas en tu yo ideal. ¿Cómo eres en tu ámbito laboral? ¿Cómo te relacionas con tu pareja? ¿Cómo le hablas a tus hijos? ¿Cómo pasas tu tiempo libre?

 

7 pasos para vivir con alegria

Vivir con alegría es una de las mejores opciones que podemos elegir. Eso no quiere decir que serás una persona que pasa todo su tiempo en alegría o felicidad. Vivir en alegría quiere decir que te encuentras en una constante búsqueda de aquellas cosas que te producen esa sensación.

Todos tenemos nuestros problemas, todos pasamos por momentos difíciles, pero cuando tomamos la decisión de defender nuestra alegría ante aquellas circunstancias externas que nos provocan, miedo, rabia o ansiedad, es cuando se hace presente un estado de bienestar en nuestras vidas y nos lleva a la alegría, a pesar de que estén ocurriendo cosas desagradables. La mejor noticia que puedo darles es que cuando nos acostumbramos a buscar los factores generadores de alegría, los momentos difíciles tienden a alejarse de nuestras vidas, viéndolos cada vez menos intensos y más distanciados en el tiempo.

No importa si aun no tienes el carro de tus sueños, o la casa que siempre has deseado, la alegría sale de las pequeñas cosas de la vida, es saber disfrutar al máximo los pequeños momentos, no dejándolos pasar, sino magnificándolos en nuestra mente y alimentándolos con los recuerdos diarios.

Normalmente las personas hacen lo contrario, se enfocan y prestan toda su atención en aquellas cosas que los perturban o incomodan y una vez que pasan, siguen alimentándolas  y fortaleciéndolas con sus recuerdos por muchos días después.

 

Cosas tan sencillas como salir a caminar, jugar con un perro, acariciarlo, darle cariño. Estar en pareja, hacer cosas juntos, cocinar, preparar nuestros platos favoritos, salir a pasear, ir al cine, quedarnos hablando hasta el amanecer, preparar un pastel, ver televisión, etc, etc, son las cosas que nos producen alegría, pero, si mientras estamos cocinando algo que nos gusta, estamos pensando que mejor estaríamos en un restaurant de lujo pidiendo mi plato favorito, la alegría se corta, si mientras caminamos por el parque pensamos que deberíamos estar caminando por una playa paradisiaca, la alegría también se corta. En resumen, se trata de estar presente, disfrutando de lo que se tiene, con una sonrisa dibujada en el rosto y una sensación de bienestar que es capaz de irradiarse alrededor del mundo.

En mi día a día hace tiempo que aprendí a vivir con alegría, a hacer coas y llevar unos hábitos de vida que me hagan feliz, a hacer cosas bajo mis posibilidades que me hagan poder sonreír, estar a gusto y cada vez mejor.

Les presento algunas técnicas o  pasos que les pueden ayudar a vivir en alegría. Recuerden que la felicidad es un gran objetivo, aunque difuso, mientras que la alegría es su manifestación más directa. Las personas alegres perciben el mundo como un lugar mejor, toman decisiones más fácilmente y se declaran más satisfechas con su vida. Aprenden a convertir en rutina el estar alegres y de esa forma también incrementan su autoestima.

Paso 1

No seas exagerado con tus exigencias. Una búsqueda ansiosa e impaciente de mayores satisfacciones, puede conducirte a la pérdida del equilibrio interno que facilite el acercamiento hacia la verdadera alegría. Por ello, procura vivir con intensidad el presente, aprendiendo a disfrutar de las cosas pequeñas y cotidianas que siempre están contigo. No se trata de que cuando logres lo que deseas estés en alegría, se trata de que estés alegre con lo que tienes mientras trabajas por lo que quieres lograr.

Paso 2

Despídete por completo de las críticas y las quejas inútiles. Lamentarse constantemente por algo que se ha roto, por el estado del clima, por un robo, sólo te hará perder tu preciado tiempo. Aprende a aceptar lo irremediable, ya que una actitud de protesta por algo que no tiene solución, sólo te privará de la alegría de vivir. Ante todo lo que critiques, pregúntate: ¿Puedo hacer algo para solucionarlo? Si la respuesta es no, entonces simplemente déjalo pasar.

Paso 3

Busca en tu ocupación diaria fuentes de alegría. En la actividad cotidiana se ve reflejada nuestra vitalidad, capacidad y creatividad. Procura disfrutar de lo que haces, entrégate, transforma las obligaciones en oportunidades de expresión y búsqueda de motivos para estar alegre.

Paso 4

Descubre el lado bueno de las cosas. Busca lo positivo que se presenta con cada acontecimiento que aparentemente es negativo. Deja de lamentarte por lo que no tienes y comienza a valorar aquello que sí posees, has alcanzado o puedes alcanzar.

  

Paso 5

Contagia la alegría. Ser una persona alegre es una elección que va a expresarse en cada ámbito de tu vida y en cada parte de tu cuerpo. Anímate a implementar colores vivos en tu vestimenta y en tu casa, baila, canta. Haz que el júbilo que sientes aflore al exterior y contagie a quienes te rodean.

Paso 6

Recuerda que ser alegre fortalece tu autoestima. Una vida guiada por el entusiasmo de potenciar la alegría del vivir es la clave para sentirse bien con uno mismo. Con la alegría, como componente infaltable en tus días, podrás desarrollar un alto nivel de autoestima, favoreciendo tu salud física y mental.

Paso 7

Sonríe, todos los días, todo el tiempo.

dedicarse a su desarrollo personal

Lo primero que tiene que hacer es preparar y seguir un plan de crecimiento personal, este proceso determinará si seguirá creciendo hacia su máximo potencial. Otro aspecto importante es, que nada de su pasado le garantiza un éxito futuro, ni su experiencia, ni sus grados académicos, ni siquiera sus éxitos anteriores, planificar su crecimiento y seguirlo es lo único que funciona.

Todo el mundo está de acuerdo en que crecer es bueno, pero casi nadie se dedica a ello, esto se debe a que crecer requiere cambio, y la mayoría de las personas no quieren cambiar, el crecimiento requiere renunciar temporalmente a las seguridad, abandonar patrones familiares pero limitantes, valores en lo que ya no creemos, relaciones que han perdido su significado, esto es duro, sin duda, ahora es difícil concebir una sin cambios, ni crecimiento.

Por lo visto anteriormente podemos deducir que crecer es una decisión que realmente puede hacer la diferencia ente una vida mediocre o una vida exitosa, las personas que no están dispuestas a crecer nunca alcanzaran su verdadero potencial, la diferencia entre las personas exitosas y las que no lo son no esta en sus capacidades si no en el deseo de alcanzar su potencial.

Lo más efectivo para alcanzar el potencial que el compromiso con el crecimiento personal. Seguidamente le mostrare diez pasos muy efectivos para convertirse en una persona dedicada al crecimiento personal:

1. Escoja una vida de crecimiento, la única manera de mejorar su calidad de vida es mejorar personalmente, si quiere que su organización crezca, usted debe mejorar como líder, si quiere tener mejores hijos debe mejorar como persona, si quiere que los demás le traten bien debe mejorar sus relaciones con los demás.

2. Comience a crecer hoy, si quiere llegar lejos comience ahora mismo, no se desaliente, toda persona que llegó donde esta, comenzó en donde estaba, no importa donde se encuentre usted ahora lo importante es echar a andar.

3. Esté dispuesto a que le enseñen, si usted va a emprender una vida de crecimiento siempre este dispuesto a aprender.

4. Enfóquese en el desarrollo personal, no el realización personal, el desarrollo personal involucra muchas mas cosas que la realización personal, es descubrir el porque esta en el mundo, cual es su verdadero talento.

5. No se conforme con los logros de hoy, estos son solamente pasos a su verdadero destino.

6. Sea un alumno continuo, aprenda de su profesión, manténgase actualizado.

7. Enfóquese solo en unos pocos temas importantes, a medida que se desarrolla, usted debe identificar y enfocarse en esos pocos temas que son el corazón de lo que usted es.

8. Desarrolle un plan de crecimiento, la clave para una vida de continuo aprendizaje y mejoramiento radica en el desarrollo de un plan especifico de crecimiento y seguirlo fielmente.

9. Pague el precio, el desarrollo personal propone ayudar a una persona a alcanzar el máximo potencial, esto a veces es incomodo, requiere disciplina, tiempo que sucede podría dedicar a entretenerse, cuesta dinero comprar materiales, tiene que enfrentarse continuamente al cambio y tomar decisiones y a veces es sencillamente solitario.

10. Aplique lo que aprende, en el desarrollo personal, lo importante es la acción, cuando aprenda algo nuevo, pregúntese ¿donde puede usar ese conocimiento? ¿Cuando puede usarlo? y ¿quien más necesita saber esto?

Las personas exitosas desarrollan diariamente hábitos positivos que las ayudan a crecer y a prender.

Técnicas para trabajar la autoestima

Cómo mejorar la autoestima baja

Para mi tener una autoestima saludable es un proceso interno. Si estamos comprometidos a mejorar la autoestima, existen varias manera en que podemos lograrlo todos los días. Cada paso que demos nos va a ayudar a alcanzar nuestra meta. Conoce estas 8 técnicas para trabajar la autoestima.

Hago lo mejor para no juzgar a otras personas.

Si me encuentro atrapada en este juego, cosa que algunas veces hago, inmediatamente cambio mi atención a otra cosa. Porqué?. Porque cuando juzgamos a los demás nos ponemos en una posición de creer que somos mejores que ellos, lo cual no es una autoestima saludable.

Trato de no tomar la crítica de los demás como algo personal.

Yo sé que si alguien me critica no es acerca de mí, es acerca de la persona que me está criticando. Es otra manera que la persona se siente bien, despreciando a los demás. Trato de tomar la crítica como un consejo y ver si puedo aprender algo de ello. Esto es tener una autoestima saludable.

Hago gimnasia

Casi todos los días hago gimnasia, si no puedo correr voy al gimansio. Esto me hace sentir muy bien acerca de mí misma, y me concientiza de que estoy haciendo algo que me gusta hacer para mí.

Medito todos los días.

Estar en silencio me hace sentir bien y me hace sentir conectada conmigo misma.

No me privo a mi misma de comer

Nunca me privo de algo que me gusta como ser helado, chocolate, etc. Como sin culpa.

Tengo muy buen sentido del humor

Esto me ayuda mucho, especialmente cuando empiezo a sentir lástima de mí misma.

Trato de no criticar

Si me descubro criticando a alguien, paro, y cambio mi diálogo interno.

Celebro todos los días mis éxitos

Inclusive si son pequeños, cuando algo parece ser de poca importancia. Tomo conciencia es esto. Ej: hice la comida, regué las plantas, me mantuve calma frente a una persona agresiva, etc.

Estos hábitos me han ayudado a mantener una autoestima saludable. La clave es hacer algo que nos haga sentir bien acerca de nosotros mismos.

Fuentes : José María Vicedo,  Francisco Giménez, Dra. Celeste Rivera,  Jonny Martínez, http://crecimiento-personal.innatia.com/,  Ing. Ricardo E. Gonzàlez O.

 

Deja un comentario